Homilía Dominical

DOMINGO 16° ORDINARIO


Acabamos de escuchar un pasaje evangélico más bien largo, que contiene diversas parábolas y sentencias de Jesús. El pasaje comienza con el relato de la parábola del trigo y la cizaña y concluye con la explicación que Jesús ofreció a sus discípulos de esa misma parábola. En medio están la parábola del grano de mostaza y la parábola de la levadura en la masa y una explicación del evangelista de por qué Jesús hablaba en parábolas. Vamos a centrarnos en la parábola primera, la del trigo y la cizaña.

Leer más...

 

DOMINGO 15° ORDINARIO

 

Dos parábolas hemos escuchado hoy. El profeta Isaías nos presenta la Palabra de Dios como la lluvia que cae y empapa los campos y los reverdece y hace germinar las semillas. Su Palabra siempre ejecuta su voluntad y cumple su misión. Jesús por su parte, cuenta la parábola del sembrador. Al explicarla dice que la semilla que siembra el sembrador es la palabra del Reino. El sembrador es él mismo, que ha venido a anunciarlo y a hacerlo presente. La semilla que siembra el sembrador muchas veces se malogra. Pero muchas veces también germina, crece, florece y da fruto, unos, ciento por uno; otros, sesenta; y otros, treinta. En ambas parábolas se afirma lo mismo: la palabra de Dios realiza su misión, cumple su tarea. El hecho de que haya rechazos y fracasos no debe ocultar el otro hecho cierto y verdadero: la palabra de Dios encuentra su realización en el corazón humano. Y además Jesús es muy realista. Esa realización no es de igual calidad siempre. A veces da el ciento por uno, pero otras veces solo el treinta por uno. Pero Jesús se alegra y cuenta la parábola con agradecimiento. Esta afirmación es motivó de aliento y de esperanza para quienes debemos anunciar esta palabra. Es el Señor en definitiva quien asegura el logro de la tarea evangelizadora. El éxito no se mide por criterios humanos, sino según los tiempos y las cadencias que sólo Dios conoce. Quienes reciben su palabra deben estar seguros de que la fe es don de Dios, gracia del Señor.

Leer más...

Domingo 14° Ordinario

 

Acabamos de escuchar la lectura de un pasaje del evangelio en que Jesús pronuncia palabras profundas y reveladoras.  Primero Jesús ora, le habla a Dios con el corazón y la mente llenos de agradecimiento.  Luego hace una revelación en la que explica su relación con el Padre, con nosotros y la nuestra con el Padre gracias a Él.  Finalmente Jesús hace una invitación a todos para que vayamos con él para encontrar en él descanso y salvación.

Leer más...

Solemnidad del Cuerpo y de la Sangre de Cristo

 La fiesta del Cuerpo y de la Sangre de Cristo nos invita a dar gracias a Dios por el don de la eucaristía.  Es la principal forma de dar culto a Dios y el medio más importante por el que se nos transmite la salvación.  Esa salvación que hemos celebrado durante el tiempo pascual, se nos da en el Cuerpo y la Sangre de Cristo.

 

Leer más...

Solemnidad de la Santísima Trinidad

 

Una vez le preguntaron a Jesús cuál era el mandamiento principal de la Ley.  Jesús respondió citando dos pasajes del Antiguo Testamento, uno del Deuteronomio y otro del libro del Levítico: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y amarás a tu prójimo como a ti mismo.  Muchas veces me he puesto a pensar: si me preguntaran cuál es el pasaje más importante del Nuevo Testamento, cuál es el pasaje que condensa de mejor modo la Buena Nueva de Jesús, yo respondería con el inicio del pasaje evangélico de hoy: Tanto amó Dios al mundo, que le entregó a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga la vida eterna.  Esa frase recoge y condensa el mensaje del Evangelio.  Lo que creemos, lo que anunciamos, el fundamento del que vivimos es en primer lugar el gran amor que Dios le tiene al mundo, el inmenso amor que Dios nos ha demostrado al crearnos y al redimirnos.  La prueba y demostración de ese amor es Jesucristo.  El Hijo de Dios es el enviado del Padre.  Dios lo entregó.  Nos lo entregó a nosotros como Salvador.  Lo entregó a la pasión y muerte, porque el camino de obediencia condujo a Jesús a asumir la cruz a la que lo condenaron.  Esta entrega hasta la muerte y una muerte de cruz tuvo como consecuencia su glorificación, de modo que quienes ponemos en él nuestra fe nos vemos libres de la muerte y alcanzamos la vida eterna. 

Leer más...

Página 1 de 10

                 
 Ag. Madrid  SA Panamá Ag.Guatemala S Rita  San Judas Totonicapan
 S Familia S Lucas  Valentuñana  S Madrid  S RD 

Blog de los proyectos en Rep. Dominicana, Madrid y Panamá

 

Solidaridad

Solidaridad RD

Solidaridad Madrid

 Solidaridad Madrid-RD

Solidaridad Madrid-Panamá

Volver